miente.


El primer jueves del viernes.
diciembre 8, 2008, 8:04 pm
Filed under: Mujer.

Como el abismo de Montalbetti. Y sí, es extraño contarlo, el haber conocido a una chica desconocida en un bus, pero quizás todos debamos hacerlo alguna vez en nuestros días. María Eugenía se llamaba y solo la ví dos veces en toda mi vida. Nada de internet, realidad de cobrador y yo corriendo por la avenida Salaverry. La vi una vez antes de verla.

Y supongo que mientrás más parezca ella una chica de las que le gustan a los publicistas más valor se necesita. Por suerte, las mujeres delgadas, altas de piernas largas, nunca me llamaron la atención, he pensado mucho en eso. Tengo algunas teorías con las que aburriré otros días. Pero bueno, yo estaba regresandome de comer sanguches de jamón en Juanito, en Barranco y tomé la W. Bus que me deja en Salaverry y luego debo caminar. Caminar. Estaba ahi, era domingo creo, o jueves, es lo mismo.  No, era miércoles, porque salí con ella el sábado.

Subió esta muchacha pequeñita, pequeñita, linda, linda, al otro lado del bus morado. Yo tenía una antología de poesía que había comprado en una librería, ahora en ruinas, a dos soles. No tenía muchos versos buenos la antología, pero tenía dos poemas de Verástegui y ambos asumían el costo de todo el libro. Moría por hablarle, pero era una triada, habían demasiados agentes externos, demasiadas personas mirándome y como soy un hombre tímido no dije nada. Mentira. Arranqué uno de esos poemas de Verástegui y detrás escribí, Perdón, (minúmerodecelular). Algo cobarde. En verdad bastante, además de tonto, pero cuando tienes poco espacio y tiempo aquello viene a ser poco importante.

Y así pues, mantuve esa hoja conmigo por bastante tiempo pensando si entregarla o no. Lo peor que podría pasar sería que me dijera: No, gracias. En realidad, creo que nadie diría eso. Si a alguien le pareces lindo, no vas a ser tan egocentrico de decir lo sé y nunca buscarlo. Bueno, el punto es que nunca niegues un papel que te entrega alguiel en un bus. Pese a pensar aquello, arrugué varias veces el papel, gritándome a mi mismo, no seas tonto, qué dirá, algún otro día la verás sola. Sola. Sola.

No suelo hacer caso, ni a mi mismo, así cuando estuve cerca de llegar a dónde estaba obligado a bajar, me paré con mi papelito hacia ella que tenía los brazos cruzados resguardando su pecho. La miré y dije toma, le coloqué el papel entre sus brazos, luego, obviamente bajé corriendo. Tocó rojo, pero ella no bajó. Quizás por suerte. Así, se puso en verde y el bus morado se fue lejos lejos y yo crucé y camine mis cuatro cuadras. Al llegar a mi casa, subí al cuarto dejé el celular y bajé a hacerme un mixto con queso fundido. Me senté donde estoy ahora, vi en el celular un mensaje.

Te perdono. Cómo te llamas?.

Daniel

Qué edad tienes?

Cuántos crees?

23.

Eso tendré. Y tu?

Cuántos crees?

22.

Eso tendré.

Conversamos bastane tiempo así, ella estudiaba inglés en el británico del Kennedy, se llamaba María Eugenia y le decían Yuyi. Siempre me pareció tonto ese apodo, pero bueno, no era mio. Vivía a dos cuadras de donde yo le entregué mi número. Era de Trujillo y hacía una semana había llegado a Lima. Pensará que es cotidiano conocer gente en los buses aquí. Suerte. Un par de horas después desaparecimos. Día. Día. Día. Ya era sábado por la mañana y le dije que vaya a un bar de Barranco. Astutamente me dijo que no conocía Barranco, ni sabía qué era, mejor aún, me dijo que la llevara. Quedamos en encontrarnos en un supermercado a las nueve. Ella llegó a las diez. No sé cómo la esperé. Yo estaba con Giacomo, Christian y Enrique. Habrá sido extraño para ella ver a gente rara. Subimos a un taxi y recogimos a Theo. Cinco personas en un auto pequeñisimo. Luego, la llevé a casa de Pablo porque había una reunión. No sé como no se bajo del taxi corriendo. Habrá pensado que eso era muy irrespetuoso y que debía mantener el honor de Trujillo en alto.

Ella hablaba poco, pero no era necesario que hablara. Mentira. Tomaba ron y tenía la chaqueta más grande del mundo, parecía un pollito pequeñito y blanquito.

Y después nos fuimos a bailar, como dice la canción, o como digo yo ahora mismo. Recuerdo que movía el pelo mientras gritaba demoliendo hoteles. Hacía calor. Se quitó la chaqueta y quizás tomamos cerveza. Solamente bailamos y nos fuimos. Alguna de esas cosas fue lo más importante, o quizás lo que la llevó a abandonarme. Eran las cinco de la mañana y fuimos todos apachurrados en un taxi. Nos bajamos en la misma esquina del Hotel Melía donde la conocí por primera vez. Coincidencia. Caminamos dos cuadras. Las que ella habrá caminado luego de recibir mi nota en el bus. Y llegamos a la Residencial San Felipe dónde vivía. Me agaché para darle un beso en la mejilla y me fui.

Recuerdo que vivía en el quinto piso del mismo edificio que un amigo y a veces cuando estoy borracho entre esos departamentos grito su nombre, pero nunca su apodo. No tengo más noticias de ella y creo que nunca las tendré porque no sé su apellido ni guardé su número. Es mejor así. Una chica que fuese a un lugar desconocido con un chico desconocido. Y así, si le entrego a alguien un papel, finjan no conocerme, yo haré lo mismo. O quizás alguien me busque y se esconda en un puestito de productos golosinarios. Golosinarios.

Anuncios

5 comentarios so far
Deja un comentario

como pudiste llevarla a barranco?
que feo, yo la hubiera llevado a chorrillos a la punta a magdalena al jiron de la unión.

Comentario por ella vs II

uyuyuuy

Comentario por María Angela

qué divertido

Comentario por fio

yo tambien he querido hacer eso, pero siento que la mujer hermosa me va rechazar (u)

Comentario por Thalía

no lo creo.

Comentario por danielbeteta




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: